martes, 7 de febrero de 2017

María Josefina Benavidez de Robledo / San Juan Argentina

Tu palpitar Mamá Josefina





Eran las violetas
o los jacintos.
La galería con macetones
de variados geranios.






Las sabanas flameando
en el patio de atrás
único par de cada cama.


Los gansos,
los patos, las gallinas batarazas
y algún gallo de raza
conocieron tu trajinar.





La escoba visitaba los patios
hasta la oración.

La pollera bordada
para el regalo de la sobrina
y la tarea para la escuela
en el grado de turno
se metía en la  noche.
Con las puerta abiertas
de dos hojas al sur
o al calor del bracero con brazas.

Y te hacías tiempo, Madre
para correr el mate
en el dialogo  dominguero
resumen de semana.


Y no faltaba
la comida especial
de fideos caseros
entre cuatro manos
o rabioles,
mientras íbamos a misa.



Siempre junto a tus pasos
Mamá Josefina,
tu esposo Oscar Benicio;
compañero de un nido
donde engendraron seis hijos
y un ángel.

Querida Mamá tu matrimonio
fue ejemplo en nuestras vidas.

El amor a la Virgen
de la Medalla Milagrosa
LUZ en nuestro caminar.


Tu ir y venir a lo largo de tu vida.
¡Es orgullo, hoy en nuestros ojos!

Nuestra oración de gracias,
se eleva a ti y a nuestro Señor.




María Esther Robledo B.
del libro Junto al fuego- 2016

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada